Especialidad que abarca la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y condiciones que afectan los tejidos blandos y duros.

Existen dos tipos de enfermedades periodontales: gingivitis y periodontitis.

La gingivitis afecta únicamente a la encía y es un proceso reversible. La principal señal de alerta es el sangrado. Si el proceso continúa en el tiempo podría desembocar en una periodontitis.
En la periodontitis se produce una inflamación de las encías y una destrucción más profunda que afecta a todos los tejidos que soportan el diente. Es un proceso irreversible que podría provocar la pérdida del diente. La periodontitis, además, puede afectar a la salud general ya que aumenta el riesgo cardiovascular, diabético o de partos prematuros.

En el caso de retracción de encías puede ser necesaria una microcirugía para reposicionarlas.